• JMS

Planeación en tiempos de contingencia


LAP. Wendolyne Loranca Sánchez

La #planeación es un proceso que está implícito en todas las actividades que realizamos, en esta ocasión se hablará sobre su importancia en tiempo de contingencia, como el que estamos viviendo en la actualidad por el #covid19.



Se entiende por planeación, al proceso administrativo que comprende el análisis de una situación, establecimiento de objetivos, formulación de estrategias y el desarrollo de planes de acción que señalen cómo implementar las estrategias con la finalidad de alcanzar los objetivos, es decir, se debe plantear a dónde se quiere ir e indicar paso a paso lo que se debe hacer para llegar hasta la meta establecida.


Actualmente, nos encontramos inmersos en una situación que afecta nuestra forma de administrar las empresas, dificultando no solo la gestión diaria, sino nuestra visión de futuro. Se ha demostrado que la planeación ha respondido a la complejidad de las condiciones económicas y sociales del momento histórico.


Cuando las circunstancias cambian de forma brusca y no prevista, en algunas ocasiones

es necesario tomar decisiones y alinear recursos con los objetivos de la organización, es elemental llevar a cabo el proceso de planificación estratégica que nos permitirá tener opciones, estudiar el entorno, buscar oportunidades y establecer el camino adecuado para lograr nuestros objetivos. Al implementarla en las organizaciones se logrará definir su rumbo y acciones necesarias para lograr las metas definidas, tomando en cuenta diferentes opciones para prevenir los riesgos posibles detectados. Para poder lograrlo es importante tomar en cuenta los siguientes puntos:



  • Análisis o evaluación: investigar el entorno actual tanto interno como externo dentro del cual opera la organización, así como evaluar la viabilidad de objetivos establecidos.

  • Formulación de estrategias: Ya establecidos los objetivos generales, se procede a diseñar, evaluar y planificar las acciones que permitirán alcanzar los objetivos señalando el camino para lograrlo.

  • Ejecución: Una vez determinadas las acciones que se van a implementar, es tiempo de implementar lo planificado, en esta fase es de suma importancia llevar un control, supervisando y observando dichas ejecuciones.

  • Evaluación, mantenimiento y gestión: Después de estar supervisando y observando es importante tener una retroalimentación, por lo que hacer una evaluación continua del desempeño del plan estratégico es fundamental, en esta fase se podrán ir modificando mejoras.


Se ha demostrado que las empresas que invierten en sistemas eficaces de planificación, control de gestión y seguimiento de desempeño que sirven como soporte en la toma de decisiones, son las que tienen más facilidad de adaptarse a los diversos escenarios cambiantes.



Los beneficios de la planificación estratégica radican en que las empresas tengan conciencia de su situación actual, desarrollen oportunidades potenciales y sean capaces de generar una política de prevención para enfrentar desafíos; además de no olvidar que las decisiones deben estar alineadas con el propósito de la empresa. La contingencia es pasajera y superarla hará que su empresa sea más madura y preparada para crecer, por eso se dice que esta emergencia sanitaria podrá convertirse en el peor de los desastres o en la mejor de las oportunidades.


Contribuir a la prosperidad de la sociedad


0 vistas

© 1998- 2020 Zárate Scherenberg y Compañía (ZASCHE)

  • Facebook Zasche
  • Twitter Zasche
  • LinkedIn Zasche